A mediados del primer trimestre se produjo un filtrado de datos, dada las dificultades de manejo de algunas de las pizarras digitales, con lo cual quedó expuesta la contraseña de las cuentas del profesor Francisco Paizal. Este compañero, que lleva ya varios años en el centro y que cuenta con destino definitivo en él, se ha caracterizado siempre por su dedicación al alumnado, por sus actividades innovadoras y por el esfuerzo por hacer llegar los contenidos del modo más interesante posible. De él han partido iniciativas como los Cuadros Vivientes, es uno de los organizadores del intercambio con el instituto Het College de Holanda, y responsable de Igualdad y Coeducación durante los dos últimos cursos.

Ante una situación así, en un clima de confianza y de respeto que sería lo esperable en un centro como el nuestro, lo que habría cabido esperar es que los alumnos informaran de lo que había sucedido, sin más. No fue así. Durante varias semanas, la contraseña fue conocida y circuló entre los diferentes alumnos de 4º de la ESO, y finalmente algunos hicieron uso de ella, accediendo tanto a datos académicos como personales de nuestro compañero, en una invasión de su intimidad totalmente reprobable y absolutamente inaceptable dentro de la Comunidad Educativa. Solo cuando estos hechos se habían repetido varias veces, finalmente llegaron a conocimiento de nuestro compañero.

Tras ello, el Centro descubrió que no sólo se había producido una agresión a la intimidad de uno de nuestros profesores, y un fractura en la confianza que nuestro compañero tenía en su alumnado, sino que nos encontrábamos ante una indefensión normativa, en la cual acceder a la información privada de un miembro de la comunidad educativa no es una falta, sino una mera incorrección.

Es por ello que el Claustro y el Consejo Escolar del IES Galileo, reunidos el pasado enero, decidieron acordar lo siguiente:

  1. Expresar su unánime rechazo a la actuación en su conjunto de los grupos de 4º de la ESO, que dejaron pasar semanas antes de informar de la situación de desprotección. Este rechazo adopta la fórmula de reprobación por parte del Consejo Escolar.
  2. Hacer patente nuestra protesta ante la situación de indefensión normativa que se ha hecho evidente.
  3. Informar de que el Claustro de Profesores, en una próxima reunión, determinará qué medidas tomará como protesta ante dicho comportamiento, en relación a actividades no obligatorias, salidas y excursiones, y actos.
  4. Dar difusión de los hechos acaecidos mediante los canales de información del Centro.